Image Alt

Romana Kryzanowska

Joseph Pilates Y SU MUJER CLARA SE ENCARGARON DE DESIGNAR EN VIDA A ROMANA COMO LA HEREDERA DEL METODO PILATES

Cuando una joven Romana, allá por el año 1942, conoció al maestro Joseph Pilates, tenía una lesión en el tobillo que le impedía bailar. En aquellos tiempos no existía ni la fisioterapia, ni la medicina deportiva y la única alternativa para la joven parecía ser la cirugía. Pilates le lanzó un reto que consistía en participar en cinco sesiones y si no quedaba satisfecha, le devolvería el dinero. Como los ejercicios eran mejor opción que someterse a una intervención, Romana decidió probar.

La joven estudiante de ballet admitió, años después, que “en mi primera sesión pensé que aquel hombre estaba loco. Me hizo hacer ejercicios que no eran específicos para mi tobillo. ¿Cómo me iba a ayudar con esto?”. Al finalizar la tercera sesión, Romana notó que había desaparecido la hinchazón en su tobillo y que no sentía dolor. Así que se incorporó a su clases de ballet y fue entonces cuando percibió, según cuenta la propia Romana, que “algo estaba diferente, una sensación agradable de equilibrio y fuerza integrados, que yo nunca tuve antes de trabajar con Joe. Sentí que tenía un completo control de cada parte del cuerpo. Mi pierna estaba perfecta y mi trabajo estaba mejor que nunca. Desde aquel momento, empecé a creer en Pilates.”

Y desde entonces, su vida permaneció ligada a esta metodología, primero como alumna del  “Tio Joe” y partir del 1944 como profesora,  hasta el final de sus días en el año 2013.

Fue escogida personalmente por Joseph Pilates aún vivo, para tomar las riendas de la metodología. Una prueba de ello es la cita del propio Joseph en su libro “Return to life through Contrology”, donde especifica que Romana sería la que debía seguir sus pasos, por su dedicación y responsabilidad. La Pilates Foundation for Physical Fitness, creada en 1964 con el beneplácito de Joe, junto con la decisión de Clara Pilates, son los encargados de designar en el año 1969, de manera unánime y legal, a Romana como responsable y heredera del legado.

Durante casi 60 años, Romana se encargó en vida de mantener vivo este legado y transmitir las experiencias vividas con el creador de la metodología con humildad, respeto y trabajo. Jamás se desvió del original y siempre se mantuvo fiel a sus enseñanzas desde 1942. No en vano defendía que “el método fue desarrollado para un cuerpo normal, sin problemas, y únicamente hay que adaptar los ejercicios cuando sea realmente necesario por alguna característica individual”.

Macintosh HD:Users:MIGUEYMARIA:Desktop:romana-and-joe2.jpg

Hablar de Romana es hablar del Pilates más puro y original. Ella misma definía al Pilates, al que también llamaba Contrología, con tres palabras: “Estiramiento, fuerza y control. Haciendo especial hincapié en el control, pues es la parte que te hace usar la mente. Por eso, Pilates es la coordinación completa entre el cuerpo, la mente y el espíritu”.

En sus años de enseñanza, tanto a alumnos como a aprendices de profesor, fue lo más exigente que una maestra podría ser. Estar junto a ella para aprender el método debía ser una dedicación única al método e incluso algunos profesores vivirían con ella, como Javier Pérez Pont y Esperanza Aparicio Romero, dos españoles que siguen el legado original todavía en la actualidad.

Durante los últimos años de su vida se dedicó a viajar impartiendo cursos y seminarios de entrenamiento y llegó a visitar España en varias ocasiones durante los años 2000 y 2006.  

Romana fue la maestra de Anna María Cova, que a su vez fue la maestra de Raquel Trinidad, Fundadora de Motriz e impulsora del método desde 2004 en Tres Cantos.

Close

Ponte en contacto con nosotros, sin compromiso alguno, y consúltanos tu caso o duda sobre alguna patología/dolencia específica. Nuestro equipo de profesionales estará encantado de ayudarte.

Nuestro horario

Lunes – Viernes:
09:00 – 22:00

Sábado y domingo:
Cerrado

Síguenos en nuestras redes

About